Acute & Creative
Calle Eugenio Salazar, 5 Madrid
hello@acuteandcreative.com

Armar antes de disparar

Escrito por
29 junio, 2017
armar el discurso

En ocasiones, cuando hablamos de Branding, surgen confusiones. Muchos piensan que sólo nos dedicamos a diseñar y comercializar logotipos y manuales de identidad gráfica. Lo piensan porque creen que es lo primero que necesitan las empresas cuando empiezan su actividad: una imagen corporativa para empezar a funcionar.

Entonces vienen a vernos y nos piden ayuda para desarrollar la marca gráfica. Insisto en “marca gráfica” porque es lo que nos pide la mayoría olvidando que la principal marca no es precisamente gráfica. Os invito a leer este otro post sobre este asunto.

Por supuesto que sabemos diseñar soluciones gráficas para casi cualquier necesidad. Pero antes de llegar a la solución, hay que plantear correctamente el problema. En muchos casos no existe una conciencia clara del problema dentro de la organización y la solución nunca es exclusivamente gráfica.

Ante todo, los negocios requieren una identidad definida, un marco estratégico que les sirva de guía para desarrollarse.

Nuestro principal cometido como consultores de marca es construir este marco junto con el cliente. De este proceso de consultoría sale la identidad de la marca y el plan para conseguir que toda la compañía este alineada con ella.

La piel del oso

O para seguir con las analogías guerreras, no confundir la potencia de fuego con la estrategia militar. Antes de desplegar una armada de recursos, hay que armar el discurso.

Es un asunto que surge en muchas reuniones y que mucho tiene que ver con una tendencia generalizada de cortoplacismo en las organizaciones. El pasado boom de las redes sociales y la penetración del marketing digital en todos los sectores han impuesto una cultura de la inmediatez.

Las empresas tienden a privilegiar lo táctico dejando de lado lo estratégico.  Los responsables de marketing y de marca (por desgracia suelen ser los mismos) prefieren encargar acciones y campañas tácticas; conseguir resultados tangibles a corto plazo, reportarlos a su jerarquía y colgarse la correspondiente medalla.

Todo esto sin preocuparse demasiado por saber si esta acción esta alineada con el propósito estratégico de la compañía o peor aún, sin tener claro si la compañía tiene definida su propuesta de valor.

Remar en la misma dirección

En jerga militar, progresar en batallón.

Es uno de los principales objetivos de la fase de consultoría de negocio.

“Si queremos ser percibidos de una determinada manera por nuestras audiencias externas, tenemos que empezar por creérnoslo desde dentro”.

Es importantísimo conseguir que todos los activos de una empresa estén alineados con el propósito estratégico definido. Lo primero que tendremos que hacer es involucrar trabajadores de todas las areas en el proyecto de Branding para que participen activamente en la definición del propósito.

Con entrevistas, focus group y talleres trabajaremos sobre el autoconcepto de la compañía. Es sorprendente constatar que suelen existir diferencias sustanciales entre el “quien soy”, “quien creo que soy”, “quien creen los demás que soy”.

Una vez terminada la fase de consultoría, activaremos internamente la nueva identidad celebrando un día de la marca. El personal ha de interiorizar el nuevo planteamiento estratégico. Haremos especial hincapié en los miembros del gobierno de marca previamente nombrados y formados.

Desarrollar el negocio

Hablando de guerras, tomar posiciones.

En definitiva, lo que hace el Branding, lo que hacemos las consultoras de marca es acompañar a nuestros clientes para que sus marcas muevan el negocio. Creamos y gestionamos marcas sobre las cuales se puede capitalizar valor.

No quiere decir que no vayamos a diseñar piezas gráficas y digitales con valor estético. No significa que no necesitaremos ideas geniales para nuestras campañas de publicidad. Quiere decir que una identidad de marca correctamente definida puede impulsar el cambio en la organización: abrir una nueva linea de negocio, eliminar un producto, reubicar una inversión, reestructurar un equipo de trabajo etc…

Quiere decir que un proyecto de Branding es una oportunidad de utilizar la marca como una palanca del negocio.

Quiere decir que antes de salir al combate, hay que elegir cuales van a ser las armas y cuantas nos tenemos que llevar.

Etiquetas

Comparte tu opinión